El primer baño de tu bebé

Poco después del parto, las madres suelen tener algunos temores sobre el cuidado de su nuevo hijo. Las primeras noches suelen ser un poco angustiosas. El primer baño del bebé también suele ser motivo de muchas dudas, porque como el bebé es todavía frágil y pequeño, surge la preocupación de cómo realizar todo el procedimiento del baño del bebé sin hacerle daño.

Hay madres que prefieren la ayuda de la abuela de su hijo, ya que es alguien que ha acumulado mucha experiencia. Otros padres, por diversas razones, no pueden contar con esa suerte. Conociendo esta tensión que afecta a la mayoría de los padres y, en especial de las mujeres, con tantas novedades, hemos preparado un post con varios consejos esenciales para ti. Sigue leyendo.

Primer baño del bebé: ¿Qué es lo que debes hacer?

Una de las mayores preocupaciones de las madres, es la hora del baño. El recién nacido es todavía muy blando y frágil, y cualquier descuido puede provocar un accidente. Hasta hace unos años, era habitual que este primer baño se diera en el propio hospital, por parte de las enfermeras, justo después del parto. Hoy en día, son pocos los lugares que lo hacen, porque la mayoría prefiere esperar al menos 24 horas.

El niño nace con una sustancia llamada vérnix, que es una capa de grasa encargada de mantener la temperatura del recién nacido. Un estudio se basó en los efectos de esta espera más larga y descubrió que los bebés que permanecieron más tiempo con la sustancia en el cuerpo tenían menos probabilidades de desarrollar hipotermia e hipoglucemia.

Aun así, el niño puede permanecer más tiempo en el hospital, especialmente si nace por cesárea. En este caso, la madre puede contar con la ayuda de las enfermeras en el inicio. Sin embargo, cuando se llega a casa, necesitarás capacidades para enfrentarse al primer baño del bebé contigo.

Lo que debes saber sobre los pañales

También es importante decir que si tu hijo tiene el pañal sucio, la zona íntima debe limpiarse con un algodón húmedo antes del baño, para que el agua del baño no se contamine. Muchos pediatras piden que se eviten las toallitas húmedas durante los primeros meses, para que no causen alergias ni irritaciones en la piel.

Hay algunos consejos que, si se siguen bien, suelen facilitar mucho el proceso en los primeros días. Por ejemplo, puedes ahorrar dinero comprando aquí los pañales de tu bebé.

Evitar las corrientes de aire

En esos primeros días, la piel del bebé es todavía muy frágil. Así, cualquier puerta o ventana abierta, con el viento entrando en contacto con el cuerpo mojado, puede provocar una sensación de frío. Elige una hora del día en la que la temperatura ambiente no sea demasiado fría. Además, asegúrate de haber cerrado la habitación antes de comenzar el baño. Puede que a veces el bebé llore porque se siente inseguro, pero mantén la calma y habla con él.

Deja todos los accesorios a mano

Piensa en todos los utensilios que necesitarás para el momento. Existen jabones neutros para recién nacidos que también pueden utilizarse como champú. Este tipo de producto lo hace fácil para que no necesites muchas cosas. También se utilizarán otros elementos como: algodón, pañal limpio, muda, toalla, bastoncillo de algodón, alcohol al 70%, cepillo para el pelo.

Como todavía es muy joven y el baño será rápido, no tiene sentido llevar juguetes. Guárdalos para cuando pueda sentarse solo en la bañera.

Comprueba la temperatura del agua

El agua no debe estar ni demasiado caliente ni demasiado fría. La temperatura ideal es de 34,8 a 37,5ºC. Para que te sientas más segura con este detalle, debes saber que existen termómetros específicos, que incluso se pueden comprar en farmacias o aquí mismo. Dan una dirección inicial de cómo debe ser el punto de agua. Con el tiempo, las madres se acostumbran y dejan de sentir la necesidad de medir la temperatura. Otra forma de medir es colocando una parte de tu propio cuerpo en el agua, una zona sensible, como la parte inferior del brazo puede ayudarnos a determinar si la temperatura del agua es correcta.

Por cierto, aquí tienes unos cuantos termómetros para medir la temperatura del baño de tu bebé, te serán muy útiles. ¡Son económicos y bonitos!

Ten cuidado al bañar a tu bebé

La posición ideal es sostener al bebé apoyando su espalda y su cabeza en el brazo del adulto. Esto le dará una mayor sensación de seguridad. Poner muy poca agua en la bañera, la suficiente para limpiarlo. Las primeras veces, los baños serán muy rápidos, sólo para mantener la higiene adecuada del niño.

Comienza por lavarse la cara con un algodón húmedo. Poco a poco, avanzaremos por el resto del cuerpo. Al lavar la cabeza, ten cuidado de que no le entre agua en el oído o en la nariz. Si optas por usar un jabón líquido 2 en 1, que sirva para la cabeza y el cuerpo al mismo tiempo, puedes facilitar aún más este procedimiento. Otro consejo es comprobar, que el producto elegido no molesta en los ojos.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *